miércoles, 30 de noviembre de 2011

No tengo el día

Hoy no tengo el día para nada. Estoy súper apática. No me apetece trabajar, no me apetece escribir y no me apetece pensar. Porque si pienso es malo. Porque si leo periódicos es peor. Y porque si tengo que escribir, no sé muy bien de qué tema.

Será el otoño, será el día gris, será la falta de estímulos, será que estar viendo como me quedo sin trabajo sin que nadie haga nada por ello me está martirizando. Y que a veces necesito desahogar.

Por eso estas líneas significan para mí un desahogo, una forma de decir "Ey, estoy aquí" porque hace tiempo que siento que ya no me ven no me sienten, como al del anuncio de aire acondicionado.

Me resisto a ser un número más, a ser una más. Porque quiero ser yo, que se me vea y se me tenga en cuenta. Por eso prefiero el enfado a la apatía. Pero hoy estoy tan apática que ni logro enfadarme.

Hoy mi relato es más íntimo que en días anteriores. Pero también creo que es la forma de que otros veáis que somos más los que estamos entre la apatía y el enfado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar!! Siempre esperamos más opiniones en Voy Contate!!!