miércoles, 22 de febrero de 2012

Igualdad salarial para todos

Hoy es el día de la igualdad salarial. Algo que, creo yo, deberíamos tener superado hace tiempo, pero no, leyendo los periódicos y escuchando la radio esta mañana (la tele aún no la encendí) me doy cuenta de todas las quejas de mujeres que, haciendo el mismo trabajo, cobran menos que un hombre (se estima que sobre un 22% menos, que ya es bastante)




Lo cierto es que, en ese sentido, yo tuve suerte. Nunca me sentí discriminada por mi sexo en un trabajo. Yo llegué, negocié mi salario y empecé a trabajar. Así de simple. Pero es que ni siquiera sabía lo que ganaban mis compañeros. Con lo que tenía, me valía (vale, siempre quieres ganar más, mi sueldo no era boyante, pero tampoco el de mis compañeros).

Creo que aquí el tema no debería estar en el género. ¿Por qué una mujer gana menos? Porque las empresas suponen que produce menos ¿y si yo tengo a un vago hombre contratado? Pues que también gane menos.

A lo mejor, había que buscar una fórmula de productividad. Un salario base, con unos objetivos. Pero según subas los beneficios a la empresa, también debería hacerlo tu sueldo. No tengo ni idea de empresas, ni de administración ni de nóminas, pero sí es cierto que me encontré con hombres y mujeres que se lo curraban, y hombres y mujeres que no hacían nada. Que me ponen nerviosa por pasarse ocho horas allí sentados pero sin hacer nada de nada. O peor, jorobando el trabajo de los demás.

Leo estupefacta que las mujeres deberían trabajar dos meses más al año que los hombres para ganar lo mismo ¿Trabajar dos meses, o acudir al puesto de trabajo dos meses? Porque esa es otra cuestión. He visto personas sacar adelante un trabajo en cuatro horas; a la vez, otras utilizan cuatro días para realizarlo. Y las dos cobrando lo mismo ¿es eso justo?

Ahora que a los hombres no les da vergüenza haberse convertido en "amos de casa", cocinan, limpian, atienden a los niños mientras es la mujer la que sostiene económicamente a la familia (este es el caso extremo, creo que muchos simplemente comparten las tareas y el sustento) es hora de empezar a dejar de lado el género en los contratos. Sí que es cierto que la administración concede beneficios por contratar a mujeres, cosa que me parece una discriminación ya de por sí. Pero dejar de lado el género y fijarse en experiencia, estudios, disponibilidad, capacidad de trabajo, productividad... Así nos iría mejor.

Espero que el año que viene no haya que lamentarse tanto por la desigualdad, pero habrá que seguir luchando.




1 comentario:

  1. Un día de carácter reivindicativo que dejará un poso de buenas intenciones y algo de reflexión. Luego volveremos a dar la espalda y volver al trabajo, que puede que odiemos, pero del que no podemos quejarnos. La crisis y esas cosas....

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar!! Siempre esperamos más opiniones en Voy Contate!!!