viernes, 16 de marzo de 2012

Hace 40 años

Hace 40 años y un día se estrenaba una de las grandes obras maestras de cine: El Padrino de Coppola.


Una película que a todos los estudiantes de comunicación, o por lo menos a los que conozco, nos marcó. Simplemente es perfecta. Las actuaciones, los escenarios, la fotografía, la dirección, la técnica... Todo es inigualable, por eso quería hacer un pequeño homenaje a Don Vito.

Marlon Brando supo cambiar de ser el guaperas del asunto a ser el padrino de una familia de mafiosos que está viendo como su hegemonía está en peligro. Es cine negro con mayúsculas. Sin duda, este fin de semana me haré una sesión de cine para volver a verla, porque es lo mínimo, verla una vez al año.

Ver los odios y los amores en la pantalla, donde te puedes ver tan reflejado. Porque vale que no vayamos por ahí matando y colocando cabezas de caballo por las camas, pero las luchas de poder, las hacemos a diario: en el súper, en la calle, en la oficina o en casa. Porque el más pacífico mantiene esa lucha de poder con su vecino, con su precedente en la cola del paro, o con su pandilla de amigos.

Don Vito sabía apreciar a sus amigos y odiar a sus enemigos. Con él no vale lo de mejor caer en gracia que ser gracioso, si me jodes, te jodo, pero si me ayudas, te lo doy todo. Porque cualquiera que iba a pedirle un favor, si era "amigo", se lo concede, pero a cambio de una deuda, que se puede cobrar o no.

Y esto, ni más ni menos, es la vida real. Favor por favor, ojo por ojo...

Gracias Coppola por esta obra maestra, gracias Marlon por tu mafioso italiano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar!! Siempre esperamos más opiniones en Voy Contate!!!