sábado, 3 de marzo de 2012

Una de castigos

Estupefacta. Esa es la palabra y cómo me he quedado al leer esta noticia. ¿Os han castigado alguna vez cuando teníais 16 años sin salir de casa un fin de semana? Si la respuesta es sí, es que éramos todos fatos.

Porque en Baeza, Jaén, un padre castigó a su hija sin salir. Y su exmujer estaba de acuerdo con el castigo. Y la niña, ni corta ni perezosa, llamó a la Guardia Civil para que la "excarcelasen". Y ahora los sufridos padres pueden ir a la cárcel.

¿Y luego nos extrañamos al ver programas como Hermano Mayor? Si es que mientras no haya violencia física ni psicológica, ¿qué tienen de malo los castigos? ¿Cómo vas a respetar a nadie si no tienes reglas, y las que tienes, te las puedes saltar a la torera amparándote en tu situación de menor?

Además, hay que tener en cuenta que cuando esa joven se incorpore al mercado laboral se dará cuenta de que las cosas no son tan fáciles. Que no se arregla nada, en la mayoría de los casos, con una simple llamada. Y que tu libertad acaba donde empieza la del otro, pero ¿sus padres no tienen libertad de elegir el castigo (siempre sin violencia)?

Supongo que sea una cosa puntual, algo que llame la atención en los periódicos, pero como lo lean muchos menos, ya estoy viendo a la Guardia Civil creando un cuerpo especial de Levantamiento de Castigos. Pero totalmente contraproducente: cuando cumpla los 18 se dará cuenta que está tan desamparada como los demás, y no podrá llamar a nadie para que se lo arregle.

Cambiando de tema, por ser sábado, vamos con una canción para animarnos ¡Hasta mañana!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar!! Siempre esperamos más opiniones en Voy Contate!!!