miércoles, 13 de junio de 2012

Emocionante es poco

Supongo que, a quién os interese, ya lo habréis leído, visto en la tele, oído en la radio. Es decir, llego tarde.

Pero quería plasmar aquí lo que sentí ayer en El Molinón. Por trabajo, solo llegué a los 10 últimos minutos, pero fueron los 10 minutos más intensos que yo viví en la casa rojiblanca.


Tal vez la promoción contra el Lleida. No. Tal vez el descenso en febrero. No. El ascenso, es lo que más se acerca. El descenso de mayo. No. Fue la despedida a Manolo Preciado. 

La canción de Pipo Prendes llenaba el Molinón cuando entré, y empecé a ver ojos rojos, y también rompí a llorar. Lloré por los que no disfrutaron el ascenso porque ya no están. Lloré porque ya no le escucharemos en la sala de prensa. Porque nos devolvió la alegría.


Y la canción de Pipo Prendes. Rima fácil y melancólica, pero con un punto de resumen que dice lo que todos le queríamos decir.

Escuchadla y me contáis. Yo sigo emocionándome.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar!! Siempre esperamos más opiniones en Voy Contate!!!