lunes, 16 de julio de 2012

Y tal vez la última



Ayer se puso punto y final a la vigésimo quinta edición de la Semana Negra. Unas bodas de plata, teñidas, por el cambio de ubicación, la tardanza, estar en el aire hasta última hora... y, sobre todo, la austeridad. Porque mira que lo fue. En espacio, en conciertos y en autores. Ana María Matute fue la gran estrella en este aspecto. Pero pocos conocidos por el gran público más.


En el capítulo de sucesos, poco reseñable. Por no decir nada. 


Seguramente la Semana Negra más insulsa de todas las vividas. 






Y tal vez la última.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar!! Siempre esperamos más opiniones en Voy Contate!!!