miércoles, 12 de febrero de 2014

Mi cuerpo, es mío y de nadie más

Ayer por la noche, oía las elocuentes declaraciones del Ministro de Justicia, muy políticamente correcto él. Estaba acabando de cenar, y no pude. Es más, me fastidió ver El Retorno del Jedi, una de mis películas favoritas. Por si no las habéis visto/escuchado/leído, más o menos, al salir del Congreso, dijo esto:

Hay que respetar siempre la voz y la opinión de las minorías, pero no obstante, lo que hay que hacer es acatar la voluntad de la mayoría y los representantes de todos los ciudadanos españoles hoy han rechazado no debatir la ley del aborto.

smithers gallardon
Foto de Gaviotas y Pajarracos


Ministro ¿cómo que las mayorías? Será la mayoría a la que usted pertenece, porque una mayoría de mujeres ya fueron por Madrid a cantarle las cuarenta, aunque usted no las quisiera oir. Porque, por si no lo sabe, hablamos de mujeres y de sus derechos. Porque, y manda narices, que celebremos el aniversario del nacimiento de Clara Campoamor, defensora de los derechos de las mujeres, del sufragio universal, con esta noticia tan desagradable y tan poco tacto y gusto. 

Clara Campoamor
Google recuerda a Clara Campoamor
Sigamos con lo nuestro, con las declaraciones de este ¿hombre? que supongo que estuviese cansado dijera lo que dijera. Porque vamos, hay otro punto a analizar: si estamos con las mayorías, si acatamos lo que dice la mayoría, ¿por qué se impuso la disciplina de voto? ¿Por qué tuvo que hacerse la votación de manera pública? Mire usted, que diría alguien que visto lo visto, mejor hubiese quedado unos años más, pues eso, que mire usted, sabía de sobra que la ley no iniciaría estos trámites, porque muchas gallinitas (léase gaviotitas) están sacando los pies fuera del tiesto. Porque muchas mujeres, eso mujeres antes que políticas, y también muchos hombres de dentro de su partido, que representa a la mayoría, han levantado la voz en contra de una reforma que a todas luces parece no contentar a nadie. Por eso tenía miedo a dar libertad: tal vez su mayoría no fuera tal, se quedasen en minoría, que son los que apoyan esta reforma y entonces hubiera que respetar a la voz de la mayoría, y echarse atrás.

¿Quiere reformar una ley que funciona? Adelante, gaste el dinero de los españoles, el tiempo de los medios de comunicación, y la credibilidad las mujeres de su partido. Porque señor mío, ayer fueron el hazmerreír de Twitter, y del resto de las redes.

Pero por favor, igual que a usted no le gustaría que yo decidiese sobre su coche, su casa, su dinero o su aparato, no decida sobre mi cuerpo.  

Mi cuerpo es mío y de nadie más.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar!! Siempre esperamos más opiniones en Voy Contate!!!