domingo, 9 de febrero de 2014

Si no eres de Gijón, no lo entiendes

Porque es carácter de Gijón, de los culos moyaos, que te pique la curiosidad. Porque a pesar de haber vivido siempre mirando al mar, esta nunca deja de sorprendernos (en este caso que nos ocupa hoy, hablamos de la mar)

Porque que venga una olona y pille a unos cuantos fisgando, no es de extrañar. Porque lo de fisgar es el día a día de la ciudad...




Yo no se si pasa en otros sitios, pero creo que es lo que tiene vivir en una ciudad tranquila: que cualquier cosa que pasa, hay que ir a fisgarla. Que toca una olona, pues vamos a acercanos. Y podré decir en el chigre YO ESTUVE ALLÍ.

Pero es que se ve la olona, y ¿el resto del temporal? También los aguerridos gijoneses estábamos allí (por supuesto que me incluyo)

Mirando la olona
Paseo del Muro colapsado
Mirando la olona
Al Campo Valdés!

Pues ahí estaba medio Gijón (los que no, estaban viéndolo desde su casa, o por cuestiones personales/laborales/familiares no han podido bajar) atentos, observando e intentando controlar sus móviles/cámaras para sacar la foto de la olona perfecta. O al menos, evitando que les cazase...

El hombre de la olona
El hombre de la olona




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por comentar!! Siempre esperamos más opiniones en Voy Contate!!!